Un trabajo interinstitucional entre el Instituto para la Economía Social (IPES) y la Secretaría Distrital de Salud (SDS) ha beneficiado a 68 vendedores informales que salieron del espacio público para vincularse al programa Emprendimiento Social, dirigido a vendedores de la tercera edad o en condición de discapacidad. Estas personas trabajan ahora en los módulos ubicados en las instalaciones de las diferentes Unidades de Servicios de Salud de la red pública y en la sede administrativa de la SDS.

Los beneficiarios de este programa reciben capacitación en finanzas, atención al cliente, presentación personal y exhibición de producto, lo que les permite ofrecer sus productos con estándares de calidad y excelente atención a los clientes. En estos espacios se ofrecen jugos, productos de paquete, tortas y confitería, entre otros.

«El propósito del IPES es integrar a los vendedores de la economía informal adultos mayores de 60 años y personas en condición de discapacidad a la vida productiva de la ciudad en condiciones dignas y seguras, en los módulos ubicados en las entidades públicas o empresas privadas vinculadas a esta iniciativa» afirmó María Gladys Valero Vivas, Directora General del IPES.

«Uno de los objetivos de este programa es que se promocione la alimentación saludable en estos módulos, para que las personas también puedan comprar frutas y otros alimentos no procesados o manipulados», agregó Manuel González, subdirector de Determinantes en Salud de la SDS.

En lo corrido de la Administración Bogotá Mejor para Todos, el IPES ha caracterizado a 28.750 vendedores informales, previo a las jornadas de intervención para la recuperación del espacio público. Es decir, se les abordó para ofrecerles alguna alternativa comercial. De este total, 9.032 vendedores han aceptado alguna de las ofertas como formación, empleo, vinculación a ruta de emprendimiento o reubicación en ferias institucionales, quioscos o centros comerciales.

Con Información: Secretaría Distrital de Salud de Bogotá